Agua #Planeando la Ciudad (1)

A raíz de la publicación del Plan General de Desarrollo y el Programa General de Ordenamiento Territorial, muchos académicos, activistas sociales, organizaciones sociales y ciudadanos, han empezado a expresar su conocimiento, propuestas y sentir sobre estos documentos.


Uno de estos, es el hilo que publicó en Twitter nuestro apreciado vecino Alejandro Velázquez de la Alcaldía de Xochimilco.

 
Lo reproducimos por que es el diagnóstico más contundente que hemos encontrado. Aquí el hilo:


[1]Primero, el diagnóstico. El acuífero de la Zona Metropolitana de Ciudad de México se encuentra sobreexplotado. Eso se sabe desde hace varios años y el mismo #PGOT2021 plantea un terrible escenario en el que el acuífero de CDMX dejará de ser la fuente principal en 40 años. (pág. 76)

«En la CDMX, aproximadamente 70% del agua de uso consuntivo proviene de los acuíferos. Esta dependencia por parte de la población creciente de la Ciudad causa sobreexplotación de los mantos acuíferos, hecho reportado desde los años ochenta hasta el presente. La sobreexplotación de un acuífero genera el deterioro o pérdida de servicios ambientales hidrológicos, principalmente por el agotamiento de los cuerpos de agua como manantiales, humedales, lagos y ríos; además, provoca la pérdida de ecosistemas y especies originarias.

Se reconoce que la extracción de agua del acuífero de la CDMX es superior a la recarga de este. En ese sentido, se ha prospectado que el acuífero se deteriorará hasta dejar de ser la fuente principal de agua de la Ciudad en unos 30 a 40 años (entre los años 2056-2066). De hecho, se ha reportado que el crecimiento urbano en la región oeste de la cuenca de México, donde se localiza la Zona Metropolitana de la CDMX, provocó un descenso en la tasa de recarga de 1.9 m3/s en tan sólo 4 años (entre 1981 y 1985)».

[2] Una de las principales preocupaciones de vecin@s cuando se construye una plaza o torres de viviendas u oficinas, es sobre la disponibilidad del líquido. La preocupación se justifica por las deficiencias en el suministro y en la disponibilidad que se vive día a día.

Agravaron la falta de agua en B Juárez los nuevos desarrollos inmobilarios

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/19/capital/agravaron-la-falta-de-agua-en-b-juarez-los-nuevos-desarrollos-inmobiliarios/

[3]Incluso, los nuevos desarrollos (aun los de lujo) tienen problemas para abastecerse del líquido. En muchas ocasiones sus habitantes deben recurrir a pipas de agua. Hay vecinos que acusan que el servicio de pipas pertenece a las mismas inmobiliarias.

Se acusan la inmobiliaria y el Sacmex de la falta de agua en Residencial Ópalo

https://www.jornada.com.mx/2020/08/27/capital/027n2cap

City Town, megadesarrollo que pone en jaque a vecinos e BJ

https://lasillarota.com/metropoli/city-tower-megadesarrollo-que-pone-en-jaque-a-vecinos-de-bj/251350

[4] El problema es serio. El Aeropuerto se ha tenido que abastecer por medio de pipas, al igual que un buen número de desarrollos en Reforma.

Surten con pipas, agua en la CDMX hasta en las embajadas

https://www.elnorte.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=1470384&md5=6556b73fe327867351e7ecbc9fb13edc&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe

Sequía en el aeropuerto; se abastece con pipas

https://politica.expansion.mx/mexico/2019/08/07/enportada-dan-mas-a-partidos-sequia-en-el-aeropuerto

[5] ¿Pero cómo es que se permite que se sigan autorizando los grandes desarrollos con esta crisis hídrica? ¿Quién otorga esas autorizaciones? Debemos voltear a ver al Sistema de Aguas de la Ciudad de México y sus «dictámenes de factibilidad».

[7] El Sistema de Aguas de la Ciudad de México llegó a elaborar mapas de disponibilidad hídrica en los que señalaba el número máximo de viviendas o la imposibilidad de llevar a cabo el desarrollo. En este gobierno esos mapas ya no se encuentran disponibles en la página.

[6] El dictamen de factibilidad es el documento que están obligados a obtener los responsables de nuevas obras para obtener servicios de agua potable, agua residual tratada y drenaje. En teoría, son un estudio previo sobre la disponibilidad del agua y la infraestructura.

[8] Sin embargo, el SACMEX en general ha sido muy proclive a siempre dar el visto bueno. Del año 2013 al 2017 otorgó en sentido favorable en el 98% de los casos para más de 4 mil dictámenes (que incluyen 121 grandes proyectos de desarrollo).

[9] Esto es porque el SACMEX no revisa la disponibilidad al momento de elaborar los dictámenes (aun cuando está obligado), sino más bien la existencia o inexistencia de infraestructura. Lo que importa es que haya tubos, si pasa el agua o no por los mismos, ya no es relevante.

[10] Así es como tenemos plazas comerciales, «Oasis», torres de viviendas, de oficinas, sin ninguna consideración por los conflictos o violaciones a derechos que tal situación trae sobre los habitantes vecinos o incluso sobre los mismos residentes de las nuevas construcciones.

[11] Entonces, el #PGOT2021 presenta una profecía autocumplida, nos dice «el acuífero se va acabar» como un hecho al que tenemos que esperar y solo atenernos a ver como el desarrollo inmobiliario acaba con las condiciones que hacen posible la vida en el territorio.

[12] En suma, una discusión en serio sobre el futuro de la Ciudad debe abordar como tema fundamental la forma en la cual el desarrollo inmobiliario afecta el suministro de agua para las generaciones presentes y futuras.